Cine

Cinefílias Y Su Entorno

La cruda realidad (The ugly truth, 2009)

Abby Ritcher (Katherine Heigl) es la joven productora de un magazine matinal de una cadena de televisión aburrida y triste (la equivalente usamericana de Antena 3) a la que obligan incorporar en su plantilla de anodinos colaboradores a Mike Chadway (Gerard Butler), un hombre sin pelos en la lengua, polémico y maleducado (la versión masculina de nuestra Aída Nizar) que a través de su sección, titulada “La cruda realidad”, pretende desvelar por qué los hombres y las mujeres son como son. Gracias a este fichaje, la audiencia sube como la espuma… para desgracia de Abby, que no puede soportar ver como su programa serio y riguroso de antaño se ha convertido en una copia exacta de “Sálvame”.

Sin embargo, y después de que a la pobre Abby, presionada por la cadena, no le quede más remedio que aceptar la situación, trata de acercarse a Mike que, experto como es en materia de mujeres, hombres y viceversa, la asesora en como deben ser sus citas con su vecino, un médico metrosexual del que queda prendada, mientras en el proceso es Mike quién acaba prendado de Abby.

Pero, ¿quién ganará en esta singular batalla? ¿el vecino metrosexual? ¿o, tal vez, el neardental colaborador televisivo? Si el título de la película es “La cruda realidad”, os podéis hacer una idea de la respuesta…

La verdad es que sólo por el hecho de ver a Gerard Butler comportarse como un verdadero energúmeno, la película merece la pena. Pero lo verdaderamente interesante del filme es el mensaje que subyace en la historia: ¿por qué, al igual que le sucede a Abby, nos empeñamos en buscar la perfección personificada a la hora de encontrar a nuestro príncipe verde?

En su libro “Déjate de cuentos”, Rosetta Forner hace una reflexión muy interesante que viene que ni pintada para esta película:

A raíz de los últimos libros que he publicado, muchas han sido las personas que me han escrito contándome lo “raras” que se sienten en un mundo que nos aboca, cuando no obliga o impone, a ser “políticamente correctos”, o sea, quieren obligarnos a SER ESTÚPIDOS. Quieren que reneguemos de nosotros mismos, abjuremos de nuestra singularidad y mandemos a la porra el alma que somos. Lo peor de todo es que hay quien lo hace y, encima, espera que le aplaudan.

Mike es políticamente incorrecto: tiene, a simple vista, más defectos que virtudes. El médico metrosexual es, a priori, el hombre ideal en todos los sentidos. Sin embargo, Abby acaba descubriendo su disfraz y se queda con la autenticidad de Mike.

Recordad: “La clave de la felicidad es ser tú, sin disfraces ni complejos”.


Año:

  • 2009.

Director:

  • Robert Luketic.

Reparto:

  • Katherine Heigl (Abby)
  • Gerard Butler (Mike)
  • Bree Turner (Joy)
  • Eric Winter (Colin)
  • Nick Searcy (Stuart)
  • Jesse D. Goins  (Cliff)
Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: